Choque cultural: ¿Qué nos pasa al vivir en el extranjero?

No es lo mismo viajar de turista a un lugar que emigrar por una temporada a un país extranjero. Todos tenemos nuestras razones para dejar nuestra ciudad de origen, y nos envuelven nuestros miedos, nuestras ilusiones, nuestras expectativas, y nos imaginamos la vida en el país de destino de muy diversas maneras. Cuando llegamos, al cabo de un tiempo, todos pasamos por una serie de etapas, estudiadas en psicología y antropología, que definen esos altibajos emocionales y pensamientos vulnerables que nos asaltan a lo largo del periodo de adaptación al nuevo entorno cultural. Se trata de lo conocido como: choque cultural o síndrome del eterno viajero.

En 1954, el antropólogo canadiense Kalervo Oberg (procedente de Nanaimo), desarrolló una teoría explicativa de las diferentes etapas psicológicas que atraviesa una persona que ha emigrado a un lugar de cultura diferente a la suya. Él lo conocía por experiencia propia y se dio cuenta de que, curiosamente, este choque cultural le ocurría a todos los viajeros de larga temporada, manifestándose todas las etapas en cada individuo. Sin embargo, en algunas personas se manifiesta de manera más profunda o con mayor o menor duración que en otras.

2011-06-canada-day-1-of-1

Fases del choque cultural:

  • La luna de miel o euforia inicial: Al principio lo encuentras todo novedoso y fascinante. Conoces a gente nueva, pruebas comida diferente, descubres lugares y paisajes muy distintos de a los que estás acostumbrado, incluso te ves envuelto en situaciones extrañas que te hacen sentir curioso y expectante por lo que deparará el día siguiente. Estás con las pilas cargadas y quieres probarlo todo.
  • La hostilidad, irritabilidad o rechazo: Tras la luna de miel empiezas a pensar que las cosas no son tan maravillosas. La comida no es ya tan especial, cuesta hacer nuevas amistades, los días comienzan a ser rutinarios o no tan excitantes, ya no hay tanta novedad… Además, empiezas a comparar tu lugar de residencia actual con tu lugar de origen, te topas con problemas de los que antes no tenías que preocuparte…
  •  La regresión: El choque
    cultural llega a su punto álgido. Comienzas a replantearte la situación. Echas de menos lo que dejaste en tu lugar de origen; no sabes qué estás haciendo aquí y por qué razón dejaste tu zona de confort, a tus amigos, familiares, a tus bienes personales… En este momento tu vida anterior te parece mucho mejor que la de ahora e incluso puede que te plantees dejarlo todo y volver.
  • La negociación o ajuste gradual: viajesLa intensidad de la etapa de regresión disminuye. Comienzas a aceptar que lo que tienes alrededor es con lo que tienes que convivir, que incluso no es tan malo, que la gente puede ser más fría pero no por ello debes sentirte incómodo. Prefieres la comida de tu país de origen, pero otros nuevos
    descubrimientos gastronómicos no están tan mal y, además, comienzas a reforzar amistades. Recuerdas cuál era tu objetivo al emprenderte en esta aventura e intentas aceptar lo que se encuentra a tu alrededor.
  • La adapatación: Conoces lo que te gusta y lo que no, y sabes dónde y cómo encontrar los lugares donde sentirte cómodo. La nueva forma de vida se te hace familiar. La rutina se convierte en seguridad, sabes cómo manejar situaciones imprevistas. Comprendes que cada lugar es diferente y que de cada experiencia se aprende y se crece como persona de una manera positiva.

Para algunos este proceso puede suponer un verdadero suplicio, incluso llegando a tirar la toalla antes de atravesar todas las fases. Para otros las fases de estancamiento o de retroceso son mínimas y disfrutan del primer al último momento sin recaídas importantes. Pero eso no es todo, aún queda una última etapa que pasamos 100% de todos los viajeros de larga temporada. Otro choque cultural que no podemos imaginar al principio y que no nos planteamos:

Choque cultural reverso:expatriado

Se trata nada más y nada menos que del momento de volver a casa. Una vez regresas a tu lugar de origen te das cuenta de que las cosas han cambiado en tu ausencia, que muchas no son lo que eran. Tus amigos de toda la vida han tomado caminos diferentes, los lugares por los que antaño pasabas a diario no existen, hay nuevas caras por el barrio… Todo esto conlleva una tensión emocional y puede llevar a la ansiedad. Nuestro lugar de origen ha cambiado y, además, uno se acuerda de la etapa en el extranjero de una manera especial e incluso con ganas de volver.

Asimismo, cuando ya has conseguido pasar por todas las etapas del choque cultural y vuelves a casa se produce un fenómeno curioso: la no pertenencia.

Después de ver todos los cambios evidentes en tu lugar de origen y de haber viajado, sientes que no perteneces más a él; sin embargo, te pasa lo mismo con el lugar en el que has pasado una larga temporada: tampoco puedes decir que formes parte de ese sitio.

¿Una crisis de identidad? Es posible, pero para minimizar el choque cultural reverso debemos saber de antemano que de una u otra manera el volver a los orígenes nos va a afectar. Comer y dormir bien, socializarse, marcarse nuevas metas, formar parte de actividades varias y, sobre todo, ser consciente del cambio son algunas de las pautas que deberíamos seguir para que no nos afecte de manera negativa el choque cultural reverso.

mg_6001

Todos pasamos por momentos difíciles pero también entrañables cuando se trata de cambiar de lugar de residencia, sobre todo si lo hacemos en el extranjero. Pasamos por etapas de crecimiento personal y nos enfrentamos a todo tipo de situaciones que requieren de toda nuestra capacidad para resolverlas en un ambiente que desconocemos. Hacemos nuevos amigos, conocemos lugares totalmente nuevos, echamos de menos a nuestros seres queridos… En definitiva: empezar una nueva vida desde prácticamente cero. Es todo un reto y una experiencia extremadamente valiosa que nos cambiará como personas y nos acompañará toda la vida.

Sea cual sea tu viaje a través de las etapas del choque cultural, nunca olvides que crecerás como individuo y que esto te ayudará a estar preparado para afrontar cualquier obstáculo que se te presente en el futuro. Serás una persona más abierta y segura de sí misma, mucho más consciente de la interculturalidad y, además, ¡no todos tienen el valor para emprender una aventura de esta índole! ¡Siéntete orgulloso!

¿Quieres venir a Canadá y te gustaría que fuera lo más fácil posible? Uvanu es la solución: nosotros te ayudamos en todo lo que esté en nuestra mano como visas, estudios y diferentes actividades como seminarios gratuitos con todo tipo de información para que puedas dejar el trabajo duro y tedioso en nuestras manos. ¡Y todo de manera completamente gratuita! No dudes en contactarnos para que te resolvamos cualquier duda y estaremos encantados de ayudarte en este maravilloso viaje físico y personal.

 

airplane_over_clouds_big

0 replies

Leave a Reply

Want to join the discussion?
Feel free to contribute!

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *